BIDEN: UN PRESIDENTE SENIL

Publicado en agosto 15, 2021, 10:56 am
FavoriteLoadingAgregar a favoritos 5 mins

Estábamos acostumbrados con el anterior presidente a que la media se encargara de apuntar cada palabra que Donald Trump pronunciara, cada equivocación, cada exageración, su tono de voz o si Rusia le había ayudado a ganar. Cualquiera esperaría de una prensa medianamente justa que un trato semejante fuera para el actual presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, con sus casi 80 años de edad y con demencia. Pero no, la media de comunicación masiva perdió todo interés en la Casa Blanca desde el momento que los demócratas subieron al poder.

   Es como querer tapar el sol con un pulgar ignorar el estado mental del presidente americano. Les menciono algunos ejemplos de cosas que ha estado diciendo cuando se lo cuestiona directamente y no lee un discurso en el telepronter cuando hace alocuciones al pueblo. En la cumbre de los siete o G-7, el presidente confunde tres veces a Siria con Libia durante su discurso introductorio. En el mismo mes, Biden confunde la brigada de hombres mayoritariamente de raza negra, los Tuskegee Airmen, pilotos de la segunda guerra mundial, con las víctimas de los experimentos de sífilis de los Tuskegee. Nada de esto tuvo una sola mención en networks (cadenas de noticias) como ABC, CBS, NBC, CNN o MSNBC.

   La semana pasada visitando una fábrica de camiones mencionó que él solía conducir un 18-wheeler (tipo camión acoplado) cuando era joven, pero después de un poco de búsqueda se sabe que Biden nunca manejó ni tuvo un trabajo relacionado con camiones. En otro momento acusó a Facebook de matar gente por dejar que algunos publiquen desinformación acerca del Covid, cosa que la prensa trató de cambiarle el sentido como una cosa positiva que el presidente piense eso y diga lo que piensa.

   En una reciente rueda de prensa, Biden preguntó dónde está su madre e interroga a su esposa que está sentada a un lado, y como no le contesta gira la cabeza y escuchamos una voz que le explica “que está en la casa”, a lo que Biden responde mirando a la pantalla: “Mom, this is for you” (mamá, esto es para ti, o te lo dedico a ti). Esta semana repitió los comentarios a los que ya nos tiene acostumbrados acerca de las jóvenes y niñas que están presentes. En una reciente ceremonia de graduación se dirigió a alguien que la cámara no nos muestra y dice: “Amo esas hebillas (birretes) en su cabello, te digo esto: ella luce como si tuviera 19 años, sentada allí con las piernas cruzadas, como una dama pequeña” y mira a la cámara riéndose mientras la intérprete para los sordos tiene dificultad para transmitir esto.

   Voy a mencionar, como último ejemplo de lo que en inglés llamamos “blabing”, que es una mezcla de no estar seguro de lo que se dice, hablar cualquier incoherencia y trastabillarse en las palabras, esta vez acerca de los republicanos. Vemos en el video a Joe Biden bajarse del auto y acercarse a un grupo que está al frente del restaurante donde están entrando y lo escuchamos decir: “¿tú crees que los republicanos beben sangre de los niños?” Se escucha la voz de una mujer que le contesta sorprendida: “No sé de eso”, mientras que Biden sonríe, se da media vuelta y continúa su camino. La gente se pregunta qué clase de comentario es ese.

   Cada vez es más difícil ocultar el estado mental del presidente, especialmente cuando no está supervisado y posiblemente medicado. Es triste ver cómo está siendo abusado por la gente que maneja los hilos del poder, y nos preguntamos hasta cuándo será reemplazado por una mujer que no es popular ni siquiera en su propio partido, ya que todos conocen su historia y de cómo ascendió en su carrera, famosa también por tener confrontaciones con Biden antes de ofrecérsele la formula presidencial, pero, como sabemos, la ambición no tiene ideología y el futuro político de los EE.UU. también está en cuarentena (lockdown).

Corresponsal de Estados Unidos.

Corresponsal de Estados Unidos

Leave a Reply

  • (no será publicado)