Brasil es el nuevo conejito de indias del mundo

Con esto las autoridades brasileñas esperan que sus ciudadanos puedan estar entre los primeros en ser inoculados contra la infección, sin embargo, es una apuesta muy arriesgada, al exponer a pacientes a una vacuna de resultados todavía inciertos a gran escala.
Publicado en septiembre 02, 2020, 10:42 am
FavoriteLoadingAgregar a favoritos 3 mins

Según trascendió en las últimas horas Brasil, uno de los países más asolados por la pandemia de coronavirus, será convertido en un campo de pruebas de vacunas contra la covid-19.

El país sudamericano, donde se han registrado más de 3,5 millones de casos de Covid-19 y también muertes, cerca de noventa mil, es considerado por los científicos como una “oportunidad de oro”, como un laboratorio de pruebas donde no importan las consecuencias.

Allí ya se comenzó a probar las vacunas de la Universidad de Oxford con la farmacéutica AstraZeneca y la de la empresa china Sinovac. Como también la de las farmacéuticas estadounidenses Johnson & Johnson y Pfizer, que acaban de recibir aprobación de las autoridades para comenzar sus ensayos clínicos.

Pero ¿por qué Brasil es considerado según la versión oficial un “laboratorio ideal” para realizar las pruebas de la vacuna?

El doctor Jon Andrus, experto en epidemiología e inmunización de la Universidad George Washington en Estados Unidos, señala que las altas tasas de transmisión comunitaria del virus es uno de los principales criterios para poder probar una vacuna y en Brasil están dadas estas condiciones.

“Ciertamente se necesita una situación donde tienes suficiente prevalencia de una enfermedad para poder probar la eficacia de una vacuna y si ésta va a funcionar”.

“Pero pienso que en Brasil hay casi una tormenta perfecta para los ensayos porque además de la alta prevalencia, el país tiene una larga historia de excelencia en salud pública, con instituciones de investigación reconocidas a nivel mundial como Fiocruz (Fundación Oswaldo Cruz) en Río de Janeiro, que durante décadas han estado realizando investigación y ensayos”, afirma el experto.

A su vez, Ricardo Palacios, director médico del Instituto Butantán que colabora con el laboratorio chino Sinovac, nos explica por qué: “Brasil tiene en estos momentos una gran circulación del virus y eso le hace el terreno ideal para las pruebas de las vacunas, porque habrá efectivamente contagio entre aquellos que hayan sido inyectados con el placebo sin efectos contra el coronavirus”.

Los escogidos para participar en las pruebas son personal médico de la línea frente o personas con gran exposición al virus.

El lamentable récord dejó a Brasil en una situación extrema, por lo que el Gobierno Brasileño espera con esto obtener que sus ciudadanos puedan estar entre los primeros en ser inoculados contra la infección, sin embargo, es una apuesta muy arriesgada.

Corresponsal Argentina

Leave a Reply

  • (no será publicado)