¿CÓMO ENTENDER EL GRAN RESETEO QUE EJECUTA EL GLOBALISMO CABALISTA?

Publicado en diciembre 13, 2020, 11:12 am
FavoriteLoadingAgregar a favoritos 4 mins

Hoy en día se puede visualizar claramente que vivíamos en una pirámide “trófica”, de la cual es evidente que ocupamos la parte que corresponde a la base, cuya cúspide es ocupada por una élite, llamada globalismo cabalista, pero más conocidos por todos como los megafilántropos. Son tan inmensamente ricos, que se creen que están “por encima del bien y del mal”.

Es necesario salir de muchos tipos de acedia para ir más allá de la simple y adoctrinada información de los medios masivos (en este caso no es la acedia espiritual, “tristeza” o “aburrimiento”, sino la acedia mental combinada con la disonancia cognitiva, y ahí sí no se sabe qué es peor).

Se precisa desenrollar la espiral: acedia equivalente a soledad, a replegarse en sí mismo; disonancia cognitiva que se refiere al desagrado que produce el escuchar una verdad, y en cambio se prefiere creer cuanta mentira es arrojada por medio de la televisión, la radio, prensa, etc.

El globalismo cabalista se puede entender en la medida de la naturaleza caída del ser humano que lo lleva a tres inclinaciones: el poder, el tener o el placer. Son metacapitalistas que ponen su dinero en países enteros por medio del caballo de Troya de turno, mejor entendido como el candidato presidencial. Porque esta “casta” ya no va por un ramo empresarial. Ellos quieren muchas cosas, aunque parecieran locura.

¿Quieren reducir la población? Bueno, inyectan su capital, entre otras muchas formas, donando; sí, así como se lee: regalando dinero contante y sonante al candidato por medio del cual podrán ejecutar sus políticas en educación, salud reproductiva, leyes a favor de uniones LGBT, aborto, en fin…

Del año 2000 hacia adelante se afianzó de manera exorbitante el sector tecnológico, el cual hace parte de los dos bloques que, según el catedrático Miklos Lukacs, son éste y el financiero cuyo objetivo es dominarlo y controlarlo todo para volver a las poblaciones “entes”, que no decidan, quitando así las libertades de elegir porque, entre otras, de manera arbitraria el Estado lo va a hacer. Tanto es, que ya se está viviendo. No hay libertad de movilidad en estos momentos, ¿o sí?.

Es como deconstruir al ser humano y rehacerlo diciéndole: mira, tu miserable existencia está produciendo el calentamiento global, matas a los pobres e indefensos animalitos que tienen más derechos que un bebé no nacido.

¡Ah!, pero le dan a todo el mundo cuanta tecnología sea necesaria para tener a la gente quietecita, bien quietecita. Porque mientras más comodidad, más posibilidad de anular la capacidad de rebelarse, de pensar, de cuestionar y, a la larga, de buscar y encontrar la verdad. No señores, no somos animales de engorde ni ratitas de laboratorio a quienes se les premia o castiga según sus comportamientos. No van a silenciar a nadie porque son más los buenos escritores y periodistas, y aquí es digna de citar a la honorable señora Isabel Cuervo.

Corresponsal en México

Corresponsal en México

Leave a Reply

  • (no será publicado)