Dignidad Nacional: Bielorussia rechaza 940 millones y el confinamiento poblacional

El presidente de Bielorrusia, Aleksander Lukashenko, rechazó una oferta tentadora del Fondo Monetario Internacional porque una de las condiciones era la imposición del lockdown [confinamiento]. Durante la crisis sanitaria mantuvo la actividad económica del país.
Publicado en agosto 05, 2020, 12:15 pm
6 mins

Al igual que Suecia, Bielorussia jamás puso en acción el cierre del país, afrontando la crisis sanitaria en forma muy diferente al resto de Europa.

El presidente Aleksander Lukashenko negó constantemente que el coronavirus fuera un peligro para la población, poniendo en ejecución medidas suaves de restricción.

El pasado 18 de junio el jefe de Estado mantuvo una reunión sobre las medidas para apoyar a la economía por parte del sistema sistema bancario.

En esa reunión subrayó la importancia de preservar la soberanía y la independencia del país, y que no permitirá a nadie destruir a Bielorrusia.

Después de analizar diversos aspectos económicos del país, en la parte final el presidente habló a los participantes de la disponibilidad de asistencia crediticia externa.

El jefe de Estado anunció la posibilidad que Bielorrusia recibiera un préstamo de 940 millones por parte del Fondo Monetario Internacional, pero resaltó el problema que planteaba esa asistencia del organismo, que eran las condiciones que se imponían como contrapartida.

Afirmó que consideraba inaceptables esos condicionamientos, porque no estaban en relación con el aspecto financiero, sino sobre la gestión de la crisis sanitaria provocada por el Covid-19. Una de las imposiciones era aplicar las normas del confinamiento de la población, al igual que en Italia. l

Dijo literalmente: “No quiero que en Bielorrusia se repita la situación que se produjo en Italia, Dios no quiera. Yo no lo quiero. Tenemos nuestro país y nuestra situación, y queremos administrar el coronavirus como lo estamos haciendo”.

A fines de mayo el Banco Mundial hay había otorgado un financiamiento de 90 millones de euros, para ayudar al país a reforzar el sistema sanitario nacional en la lucha contra el virus, sin imponer los condicionamientos mencionados.

 Y el FMI estaba dispuesto a otorgar diez veces más de esa suma con condiciones especiales. Pero el presidente bielorruso afirmó: “He pedido también la opinión del Ministerio de Salud. Pero el FMI continúa pidiendo que apliquemos la cuarentena, el aislamiento y el toque de queda. ¡Un absurdo total!”.

Los datos del Covid-19 en Bielorrusia muestran que sobre una población de 9 millones, hubo hasta días pasados 66.521 contagiados, 59.061 curados y 513 fallecimientos, con una tasa de letalidad del 0,7%,

En base a estos datos, Lukashenko expresó una dura opinión respecto a las pretendidas  imposiciones del organismo financiero internacional, rechazando su oferta.

Digna y ejemplar ha sido la actitud del presidente de Bielorrusia, de mantener firme la soberanía de país, negándose a someterlo a las presiones de un organismo internacional que actúa como un ente supranacional.

Este antecedente, sumado a otros, muestra claramente que el poder que domina realmente el mundo, la oligarquía financiera internacional, pretende aprovecharse de la crisis sanitaria mundial para reconfigurar el mundo a su antojo y provecho. A través de medidas que sirven para aterrorizar a la población y beneficiarse del clima de miedo creado para diluir la democracia y los derechos constitucionales, modificar la sociedad imponiendo artificialmente un modelo travestido de movimiento liberador. “El mundo ya no volverá a ser el mismo”, se repite constantemente como un dogma indiscutible.

Paulatinamente se pone en evidencia que el ya famoso virus “nació” en China en instalaciones militares y con apoyo del “Estado profundo” estadounidense, con propósitos inconfesables en algunos casos.

Se está revelando también que alguna mente siniestra ha decidido eliminar a ciertos sectores de la humanidad y sacar lo improductivo que hay en ella, como cualquier dictadura criminal sabe hacer, y provocar la situación y acelerarla. Y además de quitar del camino a los seres improductivos, se pretende esclavizar a los sobrevivientes.

Para ello se ha proyectado “eliminar la democracia”, diluyéndola y condicionándola, eliminando derechos, legalizando la perversión y ANULANDO LAS RELIGIONES, contaminándolas o aboliéndolas. Y sobre todo, ELIMINANDO LA FIGURA DE CRISTO Y SU PRESENCIA REAL EN EL MUNDO, para minar la fe de los creyentes y en última instancia ELIMINAR AL DIOS VIVO Y VERDADERO y “adorar otros dioses”, cualquiera que ellos sean.

En definitiva, es el Mal, ya sea disfrazado de ciencia, de filantropía, de bondad o de cualquier otra forma, facetas que sólo sirven para llamar la atención sobre un punto y desviarlo del otro, sin ser descubierto y evitando reacciones que una vez acontezcan sean inútiles, porque llegan tarde.

En síntesis: el plan maestro en la manipulación de la crisis sanitaria es plasmar y modificar la sociedad humana según un plan siniestro y satánico, que se puede intuir muy bien a través de varias cosas, de numerosos detalles que sólo pueden engañar a una mente desatenta o ingenua.

Corresponsal de Argentina

Corresponsal de Argentina

One Comment to: Dignidad Nacional: Bielorussia rechaza 940 millones y el confinamiento poblacional

  1. Jim

    agosto 11th, 2020

    Amazing! This blog looks just like my old one! It’s on a totally different topic but it has
    pretty much the same page layout and design. Outstanding choice of
    colors! Hey there! Someone in my Myspace group shared this site with us so
    I came to check it out. I’m definitely enjoying the information. I’m book-marking
    and will be tweeting this to my followers! Wonderful blog and wonderful
    design. Wow, this piece of writing is fastidious, my sister
    is analyzing such things, therefore I am going to convey her.
    Jim

    Responder

Leave a Reply

  • (no será publicado)