EL GOLPE DE ESTADO FALLIDO EN JORDANIA

Publicado en abril 11, 2021, 10:01 am
FavoriteLoadingAgregar a favoritos 4 mins

En la noche del sábado pasado un golpe de Estado en contra del rey Abdullah II fue interceptado por las autoridades jordanas resultando en arrestos múltiples, incluso de agentes extranjeros, aunque no hay confirmación de cuáles países están envueltos en este complot. Según el Washington Post, uno de los detenidos es el príncipe a la corona Hamzah Bin Hussein, y él mismo ha mandado dos videos, uno en inglés y otro en árabe, para ser transmitidos en la BBC de Londres. En estos videos explica cómo está en arresto domiciliario e instiga a la gente a que se rebele contra la corrupción e insiste en la incompetencia del gobierno jordano.

Por su parte, el secretario de Estado, Yusef Al-Huneidi, niega las declaraciones del príncipe aclarando que simplemente le solicitaron desistir y parar sus actividades subversivas. El diputado del PM (prime minister), Ayman Safadi, reclama una conspiración del príncipe con entidades extranjeras, y una agencia de inteligencia, a la que no nombra, aseguró estar en comunicación el sábado por la noche con la esposa del príncipe con la oferta de un avión para salir del país en caso de ser necesario un escape.

La especulación es que un hombre de negocios muy poderoso de Arabia Saudita está involucrado también, y otro involucrado es el exministro de finanzas de Bassem Abdalah. En noticias aparecidas en el diario israelí, este golpe fue ya organizado desde el último periodo en el gobierno de Trump. Arabia Saudita y Jordania están en una mala relación desde el conflicto Qatar-Saudí. Amana se ha rehusado a cortar relaciones con Doha durante el bloqueo a Qatar y permanece en comunicación con Irán con la desaprobación de los países vecinos como UAE, Bahrain y Egipto.

Jordania aprueba la terminación de la guerra entre los sauditas y UAE en Yemen, sostiene tratados de paz desde mayo de 2019 y también se opone al bloque de estos tres países que son pro-Israel (Saudí, Emiratos Árabes Unidos y Egipto). En los circuitos de información americanos se sostiene la teoría de que el golpe es auspiciado por los ahora aliados UAE, Saudí e Israel. El profesor Assad Abu Khalil, de la Universidad de California, explica que Muhammad Bin Salman gobierna calculando mal las cosas, pues no calculó bien cuando invadió Yemen, tampoco calculó bien cuando asesinó a Khashoggi, y también calculó mal en no ascender al trono cuando Trump era presidente.

Al contrario de los países árabes, los hashemite que gobiernan Jordania fueron puestos por los británicos y son aliados de Occidente en el Oriente Medio, pero con la cantidad de refugiados palestinos en sus tierras, una Jordania desestabilizada no le conviene a los Estados Unidos. Tampoco Israel quiere una guerra civil dentro de Jordania, lo cual sería una oportunidad para los grupos armados palestinos en Jordania para crecer dentro del país. Una cosa sí es evidente después de esta payasada y es que el príncipe a la corona Mohammed Bin Salman no tiene ninguna estrategia de planeamiento ni sentido de oportunidad política, y la estabilidad en Medio Oriente sigue tan volátil como siempre, aunque ya no se hable mucho de esto en los grandes medios.

Corresponsal de Estados Unidos.

Corresponsal de Estados Unidos

Leave a Reply

  • (no será publicado)