El grave error del alcalde de Niza tras el atentado islamista

Christian Estrosi, alcalde de Niza, decretó el cierre de todas los templos católicos luego del asesinato de tres personas en Notre Dame.
Publicado en octubre 31, 2020, 9:44 am
5 mins

Un nuevo atentado se ha producido en la mañana de este jueves en la basílica de Notre Dame de Niza, en Francia: Un hombre de origen yihadista mató a tres personas en una iglesia y, en reacción, el alcalde de la ciudad ordena el cierre de todas las iglesias, no de las mezquitas.

Esta medida tomada por el Alcalde de Niza fue errónea dado que colaboró con los objetivos de los terroristas porque el cerrar los templos de los ‘infieles’ debe de haberles complacido y sentido como una victoria. Fue un grave error que hunde a toda Europa en una sumisión frente al islam y que puede llevar a otros extremistas a hacer lo mismo en otros países y obtener el mismo efecto: el cierre de las iglesias.

Si bien no estamos de acuerdo con la medida tomada, lo que podría haber hecho el alcalde, sería el cierre  no solo iglesias sino también de las mezquitas.

Fuente del Video: La vanguardia Internacional

Olvidémonos por un momento del horrible y atroz asesinato, sólo por mor del argumento, cerrar las iglesias, de hecho, es una perfecta prueba de sumisión a todo lo que representa religiosamente el perpetrador del crimen. Si se empieza a tomar estas medidas en otros países, de cierre total de Iglesias, es un triunfo del Islam y lo debemos rechazar de raíz. Porque sino nuestro destino está sellado. Ellos tienen algo por lo que morir y nosotros, no. Ellos tienen voluntad de luchar hasta dar la vida por lo creen y si deben morir por cumplir sus objetivos están más que dispuestos a hacerlo. En cambio, Occidente ha perdido su voluntad de luchar, de defender sus ideas, cuando perdió la fe que le daba su sentido.

Por eso, es fundamental recuperar el humanismo católico que tanto caracterizó a la Cristiandad del siglo XIII, debemos volver a la sociedad católica, donde realmente reinaba Cristo en la sociedad, en definitiva debe volver a nuestras raíces: al mundo griego (Sócrates, Platón, Aristóteles), al mundo romano (que nos legó el derecho y todo lo que de él se deriva), la escolástica (con el gran doctor de la Iglesia, Santo Tomás), a la cristiandad (realeza social de Cristo), a la tradición cristiana (ese amor a las tradiciones, al sentido de familia; al nuevo concepto del hombre, basado en el amor al prójimo y en un sentido trascendente) y a los valores defendidos con la sangre por los Cristeros. No debemos temer, ya que Dios ha vencido al mundo. En una palabra, se trata de volver al humano espiritual.

Debemos recuperar ese espíritu europeo (la religión católica) que le dio al continente durante muchos siglos, un periodo de paz y unidad. Tenemos que alejarnos lo más posible, de aquel renacimiento del siglo XV y de aquella reforma protestante, que alteraron la paz y la unidad que reinaba hasta ese momento, gracias a la Cristiandad.  

Para lograr esto, hay que hacer una llamada a la capacidad intelectual y espiritual si queremos salir del estado actual, en que solo nos preocupa el placer y el dinero. 

Por lo tanto, es necesario luchar, luchar por los valores inmutables y positivos que dan trascendencia al hombre.

Esta debería ser la meta máxima del hombre actual, porque cuando sabemos que es lo que deseamos, el camino se inicia y las dificultades se superan, es cuando entra la voluntad, que debe ser más fuerte que las adversidades y así la meta deseada es más factible. 

Corresponsal Argentina

Leave a Reply

  • (no será publicado)