La ciudad de Siroki Brijeg, el paraíso en la tierra

Delicias de la vida conyugal: Dos Almas, Un Cuerpo.
Publicado en agosto 31, 2020, 8:41 am
FavoriteLoadingAgregar a favoritos 5 mins

En la ciudad de Siroki Brijeg con casi 30 mil habitantes, en el país de Bosnia Herzegovina, no ha habido ni un divorcio por las últimas dos centurias.

Si, leyeron bien, ningún divorcio y la gente se sigue casando. Cúal es el secreto?

Esta pequeña ciudad es ciento por ciento Católica, acuerdan que el matrimonio es un Sacramento, es algo sagrado que ellos toman seriamente, es una forma de llegar al cielo.

En la ceremonia religiosa, los novios entran juntos a la Iglesia con un Crucifijo, el sacerdote los está esperando, bendice la cruz diciendo-”Ustedes han encontrado su cruz, una cruz para amar y llevar con ustedes siempre, una cruz que debe ser apreciada y amada cada día de sus vidas”-. En el momento de decir los votos ambos jóvenes sostienen el crucifijo con las manos, el sacerdote pone una estola blanca sobre él y envuelve sus propias manos también, después del ‘hasta que las muerte los separe’ agrega:

-”esta cruz simboliza su unión con Cristo, con Él van a compartir sus momentos buenos y malos por venir, y Él los va ayudar a navegar las aguas tumultuosas de la vida, recuerden que un matrimonio que hace lugar para Dios, nunca fracasa, porque para los humanos es imposible todas las cosas que Dios nos pide (como el estar casado) pero para Dios nada es imposible”- y para cerrar, el sacerdote les recuerda que si se divorcian, abandonan también a Cristo.

La idea de matrimonio en estas parejas no está basado en romanticismo de shows televisivos, falsas expectativas, o ideas ilusorias. Ambos saben que no son perfectos y que van a tener que poner un esfuerzo considerable para que la convivencia funcione y hacerse felices mutuamente. Son más pragmáticos, podemos decir, también valoran la amistad que debe haber entre los cónyuges, porque cuando los amantes no se hablan, los amigos si.

En tiempos de problemas se arrodillan frente a la Cruz con la que se casaron y le piden al Padre que los ayude y les de fortaleza y sabiduría, también enseñan a sus hijos a rezar y pedir al Padre que está en el Cielo para lograr la armonía familiar.

Las bodas de Cana, es el primer milagro de Jesús por el cual Él empieza su ministerio en la Tierra, esto no es casualidad (como nada en la Biblia) afirmando que el matrimonio es una unión muy importante en el plan Divino para la raza humana.

En la escritura aprendemos que ‘el yugo del Señor es fácil, y su carga liviana’, aunque no podamos siempre entender sus designios.

Es verdad que es una institución natural porque está en el orden natural que Dios creo, en todas las culturas hay algún tipo de compromiso para procrear y formar familias y sociedades, pero Jesús lo elevo santificando, les dio el mejor vino.

San Juan Pablo II, en sus charlas para parejas, en los años 90, no dejó de afirmar que en orden de poder permanecer casado, ‘uno debe morir para sí mismo’, en términos prácticos eso significa que tenemos que poner primero al otro, someter el ego para una aspiración mayor. Cuántas parejas ponen el orgullo y sus propios deseos egoístas antes que a la persona que aman? Ayuda pensar que Dios ama a tu esposa o esposo así como es, no pretende cambiar su personalidad. Piensa en sus defectos y como esos defectos te ayudan a crecer espiritualmente, desarrollando las virtudes del perdón, la paciencia y la comprensión compasiva. Convierte a tu esposa en Reina y tú serás su Rey, dice un dicho Irlandés.

El matrimonio es la oportunidad perfecta para imitar a Dios y su amor por nosotros. Sed dos almas con un solo cuerpo, dos cuerpos que se convierten en uno, en una unión perfecta y Divina.

Corresponsal de Estados Unidos.

Corresponsal de Estados Unidos

Leave a Reply

  • (no será publicado)