La masonería y El Vaticano se dan la mano

Publicado en octubre 16, 2020, 9:03 am
4 mins

Adentro del Vaticano, publicación italiana, en su artículo “Nuevas aberturas para los masones”, escrito por el editor en jefe, Dr. Robert Moynihan, se sugiere la interrelación posible entre dos entidades que históricamente han sido enemigas (para leer el artículo dirigirse al sitio web ITV). Moynihan reporta que el 12 de febrero de 2020 un sacerdote del NO Austriaco, Padre Michael Heinrich Weninger, dio una conferencia de prensa anunciando la presentación de su libro, de 504 páginas, Logia y Altar, acerca de la reconciliación de la Iglesia Católica y la masonería libre.

No solo Weninger es un masón, sino que sirve como capellán de tres logias masónicas y es el Gran Maestro (nivel alto en la jerarquía masónica) en una de ellas. El autor menciona que copias de su libro fueron entregadas al Papa Francisco y a varios cardenales del nuncio, y agrega “fueron recibidas con gran simpatía y bondad”.

En Logia y Altar leemos que no hay contradicción entre la doctrina católica y la masonería, ya que se persiguen los mismos fines, ambos creen en Dios, se basan en una ética fundamentada en la ley natural, practican convivencia y buen compañerismo y hacen trabajo caritativo, así como también se prohíbe la discusión y el envolvimiento en política y religión (nótese la ironía).

El articulo también aclara que los miedos de la Iglesia hacia la masonería están bien fundados si apuntan a los masones franceses, llamados “Gran Oriente de Francia”, pero no ellos, que pertenecen a la Gran Logia Masónica Inglesa. La logia francesa es anticlerical, agresiva políticamente, de ideología de izquierda y ateísta.

Como debemos recordar, la Iglesia católica sí ha condenado la masonería libre desde el S. XVIII. El Vaticano II también condena la masonería, aunque en los hechos adoptó la triada masónica de Libertad, igualdad y fraternidad (1962-65) que se manifiesta en las posiciones conciliares de libertad de credo, colegiatura y ecumenismo.

Joseph Ratzinger clarifica, en 1983, que los fieles que se enrolan o asocian con la masonería están en estado de grave pecado y no deben recibir comunión (Congregación para la Doctrina de la Fe, declaración en asociaciones masónicas, canon 1374, 26 de noviembre de 1984). Curiosamente, Ratzinger designó a Weninger el 1 de noviembre de 2012 para servir en el Consejo pontificio de diálogo interreligioso, contribuyendo al diálogo con el islam.

No hay noticias de que este sacerdote haya sido llamado al orden en esta nueva aventura literaria ni en el ejercicio de su sacerdocio, pero lo que sí sabemos es que esto constituye un escándalo a nivel eclesiástico, aunque probablemente tenga las simpatías del Papa Francisco, el mismo que tiene una membresía honoraria del grupo masónico del Rotary Club de Buenos Aires adquirida en 1999, como el apoyo de la masonería italiana y española cuando fue nombrado Papa, y recientemente ha recibido aplausos de varias logias masónicas por su última “encíclica” Somos todos hermanos.

Corresponsal de Estados Unidos.

Corresponsal de Estados Unidos

Leave a Reply

  • (no será publicado)