Ruth Ginsburg, la Herodes Moderna

El pasado viernes murió Ruth Ginsburg, que, a nuestro entender, tiene títulos de sobra para ser considerada la principal artífice de la promoción del filicidio prenatal en la Modernidad y, por tanto, la Herodes Moderna.
Publicado en septiembre 20, 2020, 10:09 am
FavoriteLoadingAgregar a favoritos 21 mins

Ginsburg fue la máxima actora en la propagación del infanticidio in utero ya que detentó una altísima posición oficial de poder. Una cosa es apuntalar el filicidio desde una ONG, un lobby o un “colectivo” feminista, pero otra cosa es hacerlo desde un tribunal. Ahora bien, dentro del mundo tribunalicio, no hay mayor puesto de poder que el de un ministro de la Corte Suprema de la que aún es la máxima potencia mundial: los Estados Unidos de América.

En efecto, Ruth Ginsburg, desde su cargo de ministro de la Corte Suprema de los EE.UU., de hecho, estuvo a la vanguardia mundial de la aprobación, legalización, justificación y ejecución del más aberrante de los crímenes: el filicidio prenatal. Y no lo hizo durante un breve interregno, sino durante su prolongada gestión como ministro que duró 27 años, detentando este cargo hasta el mismo día de su muerte, a los 87 años de edad, la cual se debió al cáncer más agresivo de todos: el de páncreas.

Icono del infanticidio pre-natal

Ruth Ginsburg devino un ícono de la progresía más anti-cristiana y subversiva, como revelan los titulares de los diarios que dieron la noticia de su muerte. La Nación del 19-9-20 la llama «una rockstar del feminismo y el progresismo de EE.UU. en la Corte Suprema»[1]. La magnitud y la influencia de esta cruel madrastra del filicidio queda de manifiesto en estas líneas del citado artículo de La Nación: «logró en su vida algo muy extraño para un juez de la Corte Suprema de Estados Unidos -o de cualquier otro país, por caso- que nadie jamás consiguió antes: alcanzar la estatura de rockstar, un ícono cultural cuya vida y legado quedaron inmortalizados en fallos y opiniones judiciales históricos que cambiaron el día a día de la gente y el rumbo del país, pero, también, en murales en las calles, remeras, pegatinas, tatuajes y libros para niños».

Ginsburg consagró su vida al infanticidio pre-natal, lo cual Rafael Matthuz Ruiz dice en otros términos (políticamente correctos): «Ginsburg construyó una carrera dedicada a la igualdad y, sobre todo, al reconocimiento de los derechos de las mujeres que la llevó hasta el máximo tribunal»[2].

El lugar central y paradigmático de Ginsburg en la imposición del infanticidio es incuestionable. Fue ella la que impuso el aborto en los Estados Unidos, como señala Matthuz Ruiz en su elogioso artículo: «Ginsburg logró abrirse camino en una era en la cual las mujeres enfrentaron obstáculos que ella se encargó de derrumbar para las generaciones futuras»[3]. Anthony Romero, director Ejecutivo de ACLU no duda en afirmar que Ginsburg cambió a los Estados Unidos: «Ella deja un país cambiado debido al trabajo de su vida»[4]. Aclaremos que ese país cambiado, significa que Estados Unidos antes no mataba niños y gracias a Ginsburg, ahora aniquila infantes en el seno de sus madres. Ese es el cambio que del cual Ginzburg fue la protagonista.

Tan determinante fue Ginsburg para la legalización del filicidio que el diario Infobae publicó una nota con el siguiente titular: «Por qué la muerte de Ruth Bader Ginsburg pone en peligro el derecho al aborto en EEUU»[5].

La BBC, en un artículo firmado por G. Lissardy, la llama a Ginsburg, «un ícono feminista y progresista del máximo tribunal judicial de EE.UU. para asuntos como la igualdad de género o la inmigración, el aborto o el matrimonio igualitario»[6]. Ginsburg, según dice otro artículo de la BBC, no sólo devino una celebridad, «sino una heroína de la cultura pop»[7] que será recordada como un coloso legalGinsburg will be remembered as a legal colossus»)[8]. La fama de esta señora llegó tan lejos que BBC, en su elogioso artículo post-mortem, señala que cada aspecto de su vida fue diseccionado y mitificado, desde su rutina de ejercicios hasta su amor por las gomas para el cabello[9].

Como si lo dicho fuera poco, a Ginsburg le corresponde otro título infernal: ella es la protagonista de la aprobación del “matrimonio” sodomítico en los Estados Unidos, como señala Matthuz Ruiz: «Ginsburg lideró las batallas legales [que] sentaron las bases para fallos históricos, como la legalización del matrimonio gay en la Corte Suprema, en 2015, un fallo en el que votó a favor»[10]. No queda, entonces, duda de que Ruth Ginsburg es la madrina de la sodomía en los Estados Unidos ya que al aprobar el “matrimonio gay”, la da un manto de respetabilidad a la degeneración y la contra-natura.

El Wall Street Journal la llama «una figura pionera en la lucha por la igualdad jurídica de la mujer»[11].

Hay dos presidentes que son co-responsables de buena parte del historial criminal de Ginsburg y no son sino Jimmy Carter y Bill Clinton. En efecto, fue el demócrata Carter quien la nominó para la Corte de Apelaciones de Columbia, posición esta largamente vista como un trampolín a la Corte Suprema. Fue, luego, Clinton quien la nominó para la Corte Suprema.

Su origen judío

Ruth Ginsburg era de origen judío, fue criada en una familia judía ortodoxa –como señala el diario Haaretz[12]– y estaba orgullosa de su identidad hebraica, lo cual la llevó a hacer declaraciones como esta: «soy juez, nacida, criada y orgullosa de ser judía»[13], como publica el Jerusalem Post.

Por eso, si bien el diario ultra-israelí Haaretz lamenta que Ginsburg haya criticado la casi nula participación de la mujer en los ritos judíos[14], no nos extrañan los altísimos elogios que buena parte de la prensa judía y el establishment judío le han prodigado a Ginsburg, sin que hayamos encontrado hizo siquiera la más mínima crítica a su historial infanticida.

En efecto, el Jerusalem Post le dedica una nota extremamente elogiosa sin ningún reproche[15] y recuerda que en el 2018, Ginsburg recibió el premio Génesis en Tel Aviv, presentado por el ex presidente de la Corte Suprema Aharon Barak, y que al recibir este premio, ella dio un discurso proclamándose orgullosa de su judaísmo. El mismo diario cita al líder de la oposición israelí, Yair Lapid, quien, luego de la muerte de esta criminal, publicó el siguiente tweet: «Ruth Bader Ginsburg vivía todos los días según el valor judío que ocupaba un lugar de honor en la sala de su Corte Suprema, ‘Justicia, justicia que perseguirás’. Su compromiso con la igualdad y el orgullo por su identidad judía inspiró a judíos de todo el mundo. Que su memoria sea una bendición»[16].

Pero, la cosa no se queda acá. Como señala el Jerusalem Post, el presidente del Congreso Judío Mundial, Ronald S. Lauder, compartió la siguiente declaración en respuesta al fallecimiento de Ginsburg: «Como judíos en los Estados Unidos y el mundo (…), aprendimos de la devastadora pérdida de la jueza de la Corte Suprema Ruth Bader Ginsburg. La jueza Ginsburg fue pionera en nombre de la igualdad de género y allanó el camino para las mujeres en la ley y en los tribunales. Ella (…) encarnó (…) el valor judío de ‘tzedek, tzedek, tirdof’ – ‘justicia, perseguirás la justicia‘»[17]. Lauder, como jefe del Congreso Judío Mundial, ensalzó a Ginsburg como modelo de judía: «su vida es un legado y un testamento, y su memoria será una bendición y una lección para siempre. Que podamos seguir sus sólidos pasos»[18].

El Times of Israel, en uno de los artículos sobre Ginsburg, cita unas declaraciones de G. Bush que dice que «ella inspiró a más de una generación de mujeres y niñas»[19].

Algunos lectores, tal vez, estarán impactados ya que el judaísmo, parecería, condenar el aborto. Estos lectores piensan, erradamente, que el judaísmo sigue teniendo al Antiguo Testamento como su principal fuente.

Pero, la realidad es que el judaísmo, que se funda en el Talmud y tiene poco que ver con la religión de Israel del Antiguo Testamento, aprueba el infanticidio prenatal con tal que se den ciertas circunstancias. En efecto, como explica el rabino Tzvi Freeman, que es el director del equipo de “Pregunte al rabino” del sitio oficial de Chabad-Lubavitch (uno de los grupos jasídicos más grandes e importantes del mundo), «si el feto pone en peligro la vida de la madre y la única manera de proteger a la madre es tomando la vida del feto, entonces debemos hacerlo»[20]. Es más, el Consejo Rabínico de América (RCA) y Agudath Israel, que son grandes organizaciones que representan a las comunidades judías ortodoxas, apoyan el infanticidio prenatal, esto es, apoyan «la parte de la ley que permite el aborto, incluso en una fase tardía» cuando se dan ciertas condiciones[21].

Pero, la principal fuente para conocer la posición judía sobre el infanticidio es el Talmud, que es el código principal del judaísmo a partir del s. II d. C. y el libro considerado más sagrado por parte de los hebreos. El Talmud, en Sanhedrin 72b, claramente permite matar al niño por nacer si se dan ciertas condiciones. Llega al extremo de aclarar que no se puede matar al bebé una vez que se produjo un parto parcial luego de que la cabeza del niño salió afuera, dando a entender, con farisaica precisión, que el niño puede ser legítimamente asesinado si emergieron sus piernas (o brazos) pero no su cabeza.  Leamos la cita (que tomamos de la versión online del Talmud de la página judía Sefaria[22]): «Rav Ḥisda planteó una objeción a Rav Huna de una baraita: si una mujer estaba dando a luz y su vida estaba en peligro por el feto, la vida del feto puede ser sacrificada para salvar a la madre. Pero una vez que su cabeza ha emergido durante el proceso del parto, es posible que no se le haga daño para salvar a la madre, porque una vida no puede dejarse de lado para salvar otra».

Maimónides, considerado uno de los máximos sabios judíos, también justifica el infanticidio prenatal en ciertos casos, llegando al extremo de decir que si el bebé in utero pone en riesgo a la madre, no hay que tener piedad del bebé. Estas son sus palabras: «esta, de hecho, es una de las mitzvot negativas: no tener piedad de la vida de un rodef. Sobre esta base, nuestros Sabios dictaminaron que cuando surgen complicaciones y una mujer embarazada no puede dar a luz, está permitido abortar al feto en su útero, ya sea con un cuchillo o con drogas. Porque el feto se considera un rodef [= quien persigue a otro para asesinarlo] de su madre. Si sale la cabeza del feto, no se debe tocar, porque no se debe sacrificar una vida por otra»[23]. Para Maimónides, entonces, el niño por nacer es un rodef, esto es, asesino en potencia que debe ser asesinado, en caso de que la madre corra peligro.

Por todo lo dicho, no nos sorprende que los medios judíos no hayan criticado a Ruth Ginsburg, sino que hayan llenado de alabanzas a quien puede ser llamada la Herodes Moderna.

[1] https://www.lanacion.com.ar/el-mundo/ruth-bader-ginsburg-icono-cultural-estados-unidos-nid2455126

[2] https://www.lanacion.com.ar/el-mundo/ruth-bader-ginsburg-icono-cultural-estados-unidos-nid2455126

[3] https://www.lanacion.com.ar/el-mundo/ruth-bader-ginsburg-icono-cultural-estados-unidos-nid2455126

[4] https://www.lanacion.com.ar/el-mundo/ruth-bader-ginsburg-icono-cultural-estados-unidos-nid2455126

[5] https://www.infobae.com/america/eeuu/2020/09/19/por-que-la-muerte-de-ruth-bader-ginsburg-pone-en-peligro-el-derecho-al-aborto-en-eeuu/

[6] https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-54217689

[7] https://www.bbc.com/news/world-us-canada-49488374

[8] https://www.bbc.com/news/world-us-canada-49488374

[9] https://www.bbc.com/news/world-us-canada-49488374

[10] https://www.lanacion.com.ar/el-mundo/ruth-bader-ginsburg-icono-cultural-estados-unidos-nid2455126

[11] https://www.wsj.com/articles/ruth-bader-ginsburg-dies-11600472623

[12] https://www.haaretz.com/us-news/.premium-bader-ginsburg-had-an-intimate-yet-ambivalent-relationship-with-judaism-and-israel-1.9169497

[13] https://www.jpost.com/breaking-news/us-supreme-court-justice-ginsburg-dies-of-cancer-642828

[14] https://www.haaretz.com/us-news/.premium-bader-ginsburg-had-an-intimate-yet-ambivalent-relationship-with-judaism-and-israel-1.9169497

[15] https://www.jpost.com/breaking-news/us-supreme-court-justice-ginsburg-dies-of-cancer-642828

[16] https://twitter.com/yairlapid?lang=es

[17] https://www.worldjewishcongress.org/en/news/world-jewish-congress-mourns-the-loss-celebrates-the-life-of-supreme-court-justice-ruth-bader-ginsburg-9-6-2020

[18] https://www.worldjewishcongress.org/en/news/world-jewish-congress-mourns-the-loss-celebrates-the-life-of-supreme-court-justice-ruth-bader-ginsburg-9-6-2020

[19] https://www.timesofisrael.com/tributes-pour-in-for-us-supreme-court-justice-bader-ginsburg-who-died-age-87/#gs.glhxwd

[20] https://es.chabad.org/library/article_cdo/aid/1023388/jewish/Cual-es-la-opinin-de-la-Tor-acerca-del-aborto.htm

[21] https://www.jta.org/2019/05/22/opinion/what-jewish-law-really-says-about-abortion

[22] https://www.sefaria.org/Sanhedrin.72b?lang=bi . La cita sigue así: «Si a uno se le permite salvar al perseguido matando al menor que lo persigue, ¿por qué es así? El feto es un perseguidor que pone en peligro la vida de su madre. La Guemará responde: Esto no es difícil, ya que es diferente allí, con respecto a la mujer que da a luz, ya que está siendo perseguida por el Cielo. Dado que el feto no está actuando por su propia voluntad y poniendo en peligro a su madre por su propia voluntad, no se le puede quitar la vida para salvar a su madre. Si una mujer estaba dando a luz y su vida estaba siendo puesta en peligro por el feto, se puede sacrificar la vida del feto para salvar a la madre. Pero una vez que su cabeza ha emergido durante el proceso del parto, es posible que no se le haga daño para salvar a la madre, porque una vida no puede dejarse de lado para salvar otra». Traducimos la cita del inglés al español. Publicamos a continuación la cita original en inglés: «Rav Ḥisda raised an objection to Rav Huna from a baraita: If a woman was giving birth and her life was being endangered by the fetus, the life of the fetus may be sacrificed in order to save the mother. But once his head has emerged during the birthing process, he may not be harmed in order to save the mother, because one life may not be pushed aside to save another life. If one is permitted to save the pursued party by killing the minor who is pursuing him, why is this so? The fetus is a pursuer who is endangering his mother’s life. The Gemara answers: This is not difficult, as it is different there, with regard to the woman giving birth, since she is being pursued by Heaven. Since the fetus is not acting of his own volition and endangering his mother of his own will, his life may not be taken in order to save his mother».

[23] https://www.sefaria.org/Mishneh_Torah%2C_Murderer_and_the_Preservation_of_Life.1?lang=bi. Traducimos la cita del inglés al español. Publicamos a continuación la cita original en inglés: «This, indeed, is one of the negative mitzvot – not to take pity on the life of a rodef. On this basis, our Sages ruled that when complications arise and a pregnant woman cannot give birth, it is permitted to abort the fetus in her womb, whether with a knife or with drugs. For the fetus is considered a rodef of its mother. If the head of the fetus emerges, it should not be touched, because one life should not be sacrificed for another. Although the mother may die, this is the nature of the world».

Doctor en Filosofía

Leave a Reply

  • (no será publicado)