¿SE PUEDEN RECHAZAR LOS MANDATOS DE VACUNACIÓN COVID? Parte II

Publicado en septiembre 11, 2021, 3:27 pm
FavoriteLoadingAgregar a favoritos 5 mins

 Una de las señales que corroboran nuestra libertad personal es que, como seres humanos, tenemos autonomía física y control de nuestros propios cuerpos; aunque hay excepciones, no tenemos la ” libertad” de defecar en la calle, sin consecuencias. Pero si una vacuna es forzada en nosotros, ya sea psicológicamente, ya por presión social o ya restringiéndonos con la fuerza, como pasa en algunos países como Canadá o India donde los vacunadores, que ni siquiera son enfermeros, van con la policía a poblados para vacunar a la fuerza a sus habitantes, entonces nuestro gobierno sobre las decisiones individuales se ha truncado. Paradójicamente, si quiero eliminar un bebé en el vientre no hay ningún problema. Nos serviría aquella frase, incluso con mayor precisión para el caso de esta vacuna en fase experimental todavía hasta el 2025, la cual dice: “Mi cuerpo, yo elijo”.

  Todos los tratamientos denominados como vacunas COVID están todavía en fase III, fase que termina en el 2023; por lo tanto, es correcto denominarlos un experimento. Las personas que aceptan vacunarse deben saber que son sujetos de test, y la mayoría no tiene conocimiento de que estas “vacunas” no son convencionales, ya que no contienen un virus atenuado, pero sí una terapia genética de tipo experimental que ha sido aprobada solo para casos de “emergencia” bajo el pretexto de que no hay tratamientos disponibles. Debemos aclarar que desde el principio no hubo ningún interés en encontrar ningún tratamiento, ya que varios doctores en 2020 declararon ante el Congreso que tenían formas de someter a esta enfermedad con drogas conocidas, mientras que los hospitales estaban mandando a la gente a su casa cuando se presentaban con los primeros síntomas, cosa que es ineficiente, ya que lo importante es tratar los síntomas apenas aparecen para que la condición no escale a mayores y sea necesaria una hospitalización.

El Congreso de los EE. UU., durante el Gobierno de Trump, no tomó en consideración alguna todos los testimonios, e imaginamos la causa. Las farmacéuticas hicieron bastante presión para que la venta de una vacuna pasara a ser prioridad número uno. Muchos dicen: “¡pero cómo!, si las vacunas son gratis”; señores, nada es gratis en esta vida, siempre alguien lo paga, en este caso los ciudadanos que trabajan y pagan sus impuestos. Una vacunación masiva es un gran negocio entre el Gobierno que compra las vacunas con nuestra plata, sin que haya oposición en esta transacción, y un megalaboratorio, generalmente propiedad de un gran conglomerado de instituciones financieras.

   La aprobación de la FDA en agosto pasado solo aplica a otra versión de la vacuna Pfizer, no a la que se está aplicando hasta ahora, llamada COMIRNATY y que todavía no esta en el mercado. La versión que está en el mercado solo recibió una extensión en su calificación de “emergencia”. La pregunta es por qué cambiar el nombre de un producto que supuestamente es el mismo. Según el experto en bioseguridad, Dr. Meryl Nass, la FDA dividió la vacuna en dos marcas, una a la que da una licencia completa de mercado, pero que aún no está a la venta (COMIRNATY), y la “vacuna” que sí está en el mercado y que está siendo distribuida en calidad de emergencia (Pfizer/Biontech), ya que la FDA admite que “no hay fecha adecuada o aprobada ni una alternativa disponible para la prevención del virus COVID, ni reemplazo cierto de la vacuna actual de Pfizer”.

   El Doctor Malone, que es el inventor de la tecnología RNAm, ha declarado recientemente que “una persona vacunada que tiene contacto con el virus tiene un riesgo de enfermarse severamente, o más riesgo de morir que si no estuviera vacunado”, y aclara: “no sabemos los efectos a largo plazo porque simplemente no hay información. Estos tratamientos no han estado siendo estudiados ni probados o testeados lo suficientemente; el tiempo es algo que no se puede substituir con ninguna tecnología”.

(continúa en parte III)

Corresponsal de Estados Unidos.

Corresponsal de Estados Unidos

Leave a Reply

  • (no será publicado)