Sigue el vandalismo anticatólico en Estados Unidos, pero Dios vence

Ya es evidente en Estados Unidos el odio satánico que siembra desolación y destrucción a través de disturbios y motines “antirraciales”. Odio dirigido contra la Iglesia Católica en todas las formas posibles. Pero al final Dios triunfa siempre

Publicado en julio 25, 2020, 12:07 pm
5 mins

Estados Unidos está asistiendo a una oleada de vandalismo anticatólico. Víctimas de ello son un monumento erigido a las víctimas del aborto, derribado en un pueblo del condado de Sullivan (Nueva York); un crucifijo, aplastado con un martillo en Rockford; una estatua de la Virgen, decapitada en Gary; otra estatua de la Virgen, en Dorchester (Massachusetts), profanada con basura, y otra también en la misma ciudad, incendiada.

También hay símbolos satánicos y mensajes obscenos garabateados en las puertas de una parroquia de New Haven. Otras estatuas de Cristo y de la Virgen han sido vandalizadas en Florida, Tennessee, Nueva York y Colorado. Representaciones de San Junípero Serra son destruidas en todo el Estado, que nunca habría existido sin su apostolado.

Hay sacerdotes que son atacados en Washington, D.C. Un vehículo dirigido a una iglesia de Florida por un loco que llenó el nártex con nafta, provocando un incendio con los feligreses en su interior.

Los católicos son cada vez más sospechosos

El odio hacia la Iglesia es el motivo por el cual los edificios eclesiásticos son incendiados y las imágenes sagradas son destruidas, ya que los católicos son cada vez más objeto de sospecha y disgusto en Estados Unidos y en Europa occidental, así como lo han sido hace mucho en Medio Oriente y en algunas partes de Asia oriental y sudoriental.

El odio hacia la Iglesia es considerado “razonable”

No es ningún misterio el motivo por el que una conclusión tan dolorosa no ha sido más ampliamente trazada y mucho menos transmitida y hecha objeto de arrepentimiento por parte del público. Es porque en la sociedad educada se considera eminentemente razonable ese odio.

Destruir el arte religioso es aceptado como “Contribución a la discusión sobre la raza”.

En Estados Unidos se considera que es irrelevante que un senador declare que la fe en el “dogma” católico es un obstáculo a la participación en la vida civil y política, por su pertenencia a organizaciones caritativas anodinas, por ejemplo, como los Caballeros de Colón. Los activistas que piden la destrucción de millones de obras de arte religioso encuentran su punto de vista presentado como una contribución significativa a las discusiones sobre las relaciones raciales.

El asesinato de los sacerdotes será considerado “historias de crímenes locales”

No hay que esperar la liberación de la violencia anticatólica a manos de la autoridad pública estadounidense, porque las mismas consignas de la fundación de Estados Unidos fueron entendidas por los hombres que las pronunciaron como talismanes contra la amenaza romana del arte sacerdotal. Parece probable que los crímenes más horribles todavía que los mencionados anteriormente se volverán triviales, se los informara (si alguna vez lo serán) como meras “historias de crímenes locales”.

El catolicismo es atacado hoy en Estados Unidos, de la misma manera que lo fue en las postrimerías del Imperio Romano, porque el mundo mortífero que se muere, esclavizado por el espíritu maligno, no puede soportar la presencia victoriosa del Dios Todopoderoso, que se hizo hombre para dignificar y redimir al ser humano, haciéndolo partícipe de Su naturaleza divina.

De la misma manera que el maligno enemigo de Dios y de la raza humana atacó a los creyentes en los primeros tiempos del cristianismo, de la misma manera vuelve a hacerlo ahora, en Estados Unidos y en el mundo. Pero así como fue derrotado de una vez para siempre por Jesucristo Resucitado, también volverá a serlo ahora, después de las persecuciones y tribulaciones que derrama sobre la humanidad, con un odio satánico producto de su certeza que Dios volverá a vencerlo una y otra vez, por la fe incorruptible de quienes siguen al Señor: “¿Quién es el que vence al mundo, sino el que cree que Jesús es el Hijo de Dios?” (1 Jn 5, 5).

En estos tiempos de oscuridad, tinieblas, persecuciones y tribulaciones, “el que persevere hasta el fin se salvará” (Mt 24, 13).

Corresponsal de Argentina

Corresponsal de Argentina

Leave a Reply

  • (no será publicado)