Una gran movilización por el asesinato del Cura Párroco en la ciudad de Córdoba

El sacerdote Jorge Vaudagna, de 58 años, fue asesinado a balazos tras ser sorprendido en la parroquia ubicada en el centro de Vicuña Mackenna, una ciudad del departamento Río Cuarto, Córdoba, según informó el diario Puntal.
Publicado en octubre 28, 2020, 5:02 pm
4 mins

Según trascendió, el ataque habría ocurrido cuando delincuentes sorprendieron al cura en la parroquia ubicada en Estrada al 500, en el centro de la ciudad. Según testimonios de los vecinos, le habrían pegado un culatazo y, tras haberse resistido, le habrían disparado en tres oportunidades.

Por este motivo, la policía local inició la investigación a la espera de personal de Policía Científica para realizar las respectivas pericias en el lugar. En medio de un fuerte hermetismo, la causa, que es investigada por la Justicia de Río Cuarto, generó un fuerte impacto en la sociedad cordobesa. Los vecinos se concentraron anoche para pedir justicia por la muerte del sacerdote.

Ya fueron detenidos los dos sospechosos del homicidio. El primero en ser capturado fue un joven de 23 años, que ya fue imputado por el crimen del cura Vaudagna. Luego, este miércoles por la tarde detuvieron a su cómplice: un chico de 16 años que fue puesto a disposición de la Justicia Juvenil ya que es inimputable.

El cuerpo de Vaudagna fue encontrado el martes alrededor de las 21 en el garaje de la iglesia, ubicada en Estrada al 500, frente a la plaza Sarmiento, en pleno centro de la ciudad, ubicada a unos 100 kilómetros de Río Cuarto y donde viven unas 7.000 personas.

Según publicó Martín Urricelqui, periodista de Río Cuarto, en su cuenta de Twitter: “El sacerdote habría estado grabando la misa en un domicilio del pueblo y, al finalizar, regresó a la parroquia. En el momento en el que guardaba su camioneta, aparentemente, fue sorprendido por una persona que le propinó, según los vecinos, unos 3 disparos”.

En efecto, las primeras informaciones indican que el sacerdote fue sorprendido por los delincuentes cuando llegaba a la parroquia en su camioneta.

“Se bajó del coche en el garaje y cuando estaba por ingresar a la casa parroquial lo sorprendieron”, detallaron las fuentes consultadas.

Primero, le pegaron un culatazo en la cabeza al cura. Los investigadores creen que Vaudagna se resistió al robo, más que nada por su carácter tosco; y por eso lo mataron.

Los médicos que revisaron el cuerpo en el garaje de la parroquia indicaron que el cuerpo tenía tres orificios de bala. ​Se aguarda el resultado de la autopsia para tener más precisiones sobre cómo fueron las últimas horas del cura.

Lo cierto es que las pruebas que recolectaron los peritos en la escena del crimen serán clave para conformar el plexo probatorio contra el sospechoso de 23 años que está preso: se halló un arma calibre .22, dos casquillos del mismo calibre y un barbijo que, según fuentes de la investigación, no pertenecía a la víctima y podría tener el ADN de su asesino.

El Obispado de Río Cuarto dedicó una publicación en su cuenta de Instagram, con los horarios y fechas de los respectivos responsos y que luego sus restos serán sepultados en el cementerio de Sampacho.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por obispado.riocuarto (@obispado.riocuarto) el

Corresponsal Argentina

Leave a Reply

  • (no será publicado)