La masonería asesinó a José Calvo Sotelo

Publicado en octubre 14, 2020, 9:07 am
5 mins

Todo lo que se pueda llegar a decir de la masonería siempre será mucho menos de lo que de verdad es. Esta institución gasta mucho capital económico y humano en torcer los acontecimientos históricos y en desvirtuar la verdad desde hace cientos de años. No existe acontecimiento trágico con el que no tuviesen que ver.

En esta ocasión, probaremos de manera indudable de cómo los masones planearon y ejecutaron el asesinato de Calvo Sotelo (político y jurisconsulto español), que en la madrugada del 13 de julio de 1936 fue detenido irregularmente en su casa por “La Motorizada”, una especie de milicia de los socialistas madrileños, y durante el traslado fue asesinado mediante un tiro a la cabeza por el pistolero socialista Luis Cuenca. Como curiosidad, vale comentar la frase que dijo a su mujer cuando se lo llevaban: “Carmen, vuelvo pronto, si estos señores no me matan”.

Este episodio fue la gota que colmó el vaso y que dio comienzo a la guerra civil, y decimos que colmó el vaso porque la situación en España era ya insostenible, pues el gobierno republicano más que controlar los disturbios los alentaba. Exponemos una breve muestra de lo que ocurría en esos días extraída del periódico El Cierre:

Iglesias totalmente destruidas, 160. Asaltos de templos, incendios sofocados, destrozos, intentos de asalto, 251. Muertos, 269. Centros particulares y políticos destruidos, 69. Huelgas generales, 113. Huelgas parciales, 228. Periódicos totalmente destruidos, 10. Asaltos a periódicos, intentos de asalto y destrozos, 33. Bombas y petardos explotados, 146. Recogidas sin explotar, 78.

En medio de este ambiente caótico se produce el asesinato de Calvo Sotelo, que dio lugar de manera inevitable al alzamiento de Franco. En 1978, el antiguo miembro de las Fuerzas de Asalto, teniente Urbano Orad de la Torre, declaró en las páginas del diario El Imparcial (24 de septiembre de 1978) lo que sigue:

La decisión de asesinar a Calvo Sotelo la tomó la masonería el 9 de mayo del 36. El motivo del crimen, según Orad, era que  Calvo Sotelo denunciaba el papel preponderante que tenía la masonería en el Frente Popular.

Noticia que desmiente el diario El País ese mismo año con estas palabras:

La masonería nada tuvo que ver con la muerte del político, señor Calvo Sotelo. Nunca en aquellas fechas actuó don Urbano Orad como miembro de la masonería, sino como militar republicano. Una vez más, nos reservarnos los derechos legales pertinentes a las falsas interpretaciones a que pueden llevar los titulares de El Imparcial.

Don Ricardo de la Cierva desmiente la noticia de El País con bastante rotundidad. Dice don Ricardo:

El asesinato de Calvo Sotelo fue un asesinato ritual masónico “como una casa”. Y esto me lo ha contado el jefe de los asesinos (teniente Urbano), grado 33, miembro importantísimo de la masonería española y gran amigo mío, padre de María Rosa, la famosa bailarina. Un día me contó que la muerte de Calvo Sotelo fue un crimen masónico; y dijo saberlo porque él fue quien lo planeó y quien lo ordenó. Le comenté que eso tenía que saberse, a lo que apostilló: “yo te lo cuento y tú se lo cuentas al público”.

Teniendo en cuenta que la masonería trajo la república, teniendo en cuenta que la masonería promovió las revueltas, quemas de conventos, cierre de colegios y más… durante la república. Y teniendo en cuenta que la masonería perpetró la muerte de Calvo Sotelo… Teniendo en cuenta ese silogismo, no sería descabellado concluir que la masonería fue responsable de la guerra civil española.

Corresponsal de España

Corresponsal de España

Leave a Reply

  • (no será publicado)