NO HAY VERDADERA LIBERTAD PARA ESCOGER EL TRAJE

Publicado en julio 02, 2021, 2:55 pm
FavoriteLoadingAgregar a favoritos 6 mins

El traje del emperador era un traje que unos sastres embaucadores le hicieron creer que llevaba puesto. El traje era inexistente y nadie lo veía. Pero los embaucadores convencieron al emperador de que quien no lo viese no era inteligente. Tuvo que ser el más simple de los ciudadanos el que dijera que el emperador estaba desnudo. Ese traje hoy en día se llama “transexualidad”. Y ya es hora de que algún simple (o muchos simples) digan la verdad que todos están viendo. Se nace hombre o mujer, y ese traje biológico nos acompañará hasta la tumba. Aunque unos sastres embaucadores quieran negarlo.

Véase cuento del Emperador

De la misma manera que el aborto implica matar a un niño, y de la misma manera que se nace hombre o mujer, de esa misma manera un hombre jamás podrá ser una mujer y una mujer jamás podrá ser un hombre. La Naturaleza tiene más poder que el Hombre y por mucho que la ciencia avance jamás podremos enmendarle la plana en aquellas cosas donde la misma Naturaleza ha puesto sus límites.

Nos hacemos eco en este artículo de un caso que una de esas personas sencillas ha sido capaz de sacar a la luz, una persona que ve su realidad, realidad que todos ven, pero que pocos se atreven a señalar.

Sandra Mercado tiene 35 años y vive en Castellar del Valles (Barcelona). Nació hombre (y lo será siempre) y en plena adolescencia se empezó a sentir mujer, y comenzó con el proceso de cambio de sexo. Le practicaron una vaginoplastia y empezó a hormonarse. Ahora se arrepiente de haber puesto en marcha este proceso y proclama que fue un error acometerlo. Dice textualmente:

La biología no se puede cambiar, estoy volviendo a abrazar mi homosexualidad y mi biología, aceptando los complejos.

Sandra denuncia los efectos secundarios de la hormonación, y así nos los describe:

Aumento de peso increíble, ansiedad (en su caso cronificada), depresión y trombosis. Pueden dar ictus o infartos. Sufría mucho de retención de líquidos, várices, pesadez, inflamación estomacal (que se me ha cronificado). Con la vaginoplastia estás encadenada a la hormonación de por vida, ya que no tengo hormona biológica en el cuerpo. Según la endocrina, si no me hormono puedo sufrir osteoporosis o degeneración muscular.

Sandra sufrió una estenosis, que es la inflamación del conducto urinario. Esto la hacía sufrir terribles dolores y tenía que combatirlos con antiinflamatorios. Estuvo así durante más de un año.

Sandra nos cuenta que conoce muchos casos de transexuales que se arrepienten igual que ella y que ha visto muchas barbaridades. Comenta lo siguiente:

Un conocido se operó cuatro veces porque se le cerraba la vagina, por eso estás siempre con dilatadores; el cuerpo detecta un hueco donde no debía de haberlo y lo intenta cerrar.

Sandra comenta que la transexualidad fue un invento del siglo XVIII para homosexuales que rechazaban su homosexualidad. También denuncia que ningún cirujano la avisó de las consecuencias. Y que muchísimos transexuales continúan con disforia tras multitud de operaciones; dice que en este cuento “no hay final feliz”, que el problema es mental y es un camino que no tiene fin. Hace un año que comenzó su vuelta atrás.

También apunta a que no existen psiquiatras que ayuden a aceptar la disforia y que la mayoría los empujan a trancisionar. Que en el caso de que alguno quiera ayudar en el sentido contrario, puede ser despedido según las leyes de transexualidad.

Los falsos sastres que quieren vender el traje de la transexualidad han conseguido penar con la etiqueta de homófobo (miedo al homosexual) a todo aquel que se atreva a pensar en la dirección opuesta. Esta multinacional del traje se ha empeñado en que sólo se puede vestir un solo modelo. Siguiendo su propia lógica habría que llamarlos heterófobos. ¿Por qué creen que es normal que un homosexual quiera transicionar hacia el sexo contrario? Y consideran un delito que un homosexual quiera transicionar hacia su sexo genético.

Véase Sandra completo

Corresponsal de España

Corresponsal de España

Leave a Reply

  • (no será publicado)