El nuevo plan subversivo, símbolo y anticipo del Infierno en la Tierra.

Publicado en julio 06, 2020, 9:46 am
FavoriteLoadingAgregar a favoritos 6 mins

Gracias al testimonio de un profesor italiano radicado en Estados Unidos, el doctor Maurizio Ragazzi, hemos podido conocer qué es lo que aconteció en la ciudad de Seattle, la ciudad más grande del Estado de Washington, DC, cuando se desencadenaron acciones violentas luego de la muerte de George Floyd el pasado 25 de mayo.

separadorVer nota GEORGE FLOYD, FILTRAMOS EL MOSQUITO Y NOS TRAGAMOS EL CAMELLO.

separador

Se sabe ahora que las recientes manifestaciones y desórdenes tienen poco o nada que ver con la lucha antirracial, más bien tienen mucho que ver con un plan subversivo destinado a derrocar el sistema económico y constitucional de los Estados Unidos, sustraer fondos a la policía, desmantelar a la familia y promover el aborto, el homosexualismo y la transexualidad. Todo esto se lleva a cabo bajo la mirada benévola de administraciones progresistas, la convivencia del llamado Estado profundo (denunciado por el arzobispo Carlo Maria Viganó) y de los conglomerados de la (des)información, junto con el financiamiento de sectores interesados.

separador

Ver nota carta abierta de apoyo al presidente Donald Trump)

separador

En Seattle, después de los enfrentamientos con la policía el 8 de junio, se permitió a quienes habían participado de las revueltas ocupar seis cuadras en el centro de la ciudad, instaurando una zona autónoma sin policía (¿¿¿¿) -llamada originalmente Capitol Hill Autonomous Zone [Zona Autónoma de Capitol Hill] y después Capitol Hill Organized Protest [Protesta Organizada de Capitol Hill].

Su objetivo fue constituir un conglomerado de “personas que se cuidan mutuamente” y que “quieren el cambio”, viviendo en estado natural, sin autoridades ni instituciones. Qué se entendía por cambio y en qué consiste, nadie lo supo ni lo sabe hasta ahora.

 

SEATTLE, WA: La gente alrededor de las carpas instaladas fuera del departamento de Policia de Seattle en el área conocida como la Protesta Organizada del Capitolio (CHOP).

 

El presidente Trump intimó a las autoridades locales a retomar el control de la ciudad, pero la alcaldesa de Seattle, Jenny Durkan (demócrata y homosexual declarada), respondió diciendo que tenía que “escuchar a los ocupantes y sus pedidos de cambio”, sin un plazo de espera prefijado. Pero la situación se precipitó el 28 de junio, cuando los ocupantes marcharon a la residencia de la alcaldesa, quien emitió rápidamente una orden ejecutiva de evacuación.

El alcalde Jenny Durkan inicia las festividades del Mes del Orgullo con gases lacrimógenos de color arcoíris

Dos días después las fuerzas policiales no tuvieron ninguna dificultad en retirar a los revoltosos, arrestando a los más excitados.

¿Cómo se habían “cuidado mutuamente” los ocupantes y cómo habían vivido? Según la jefa de policía de Seattle (una mujer afroamericana, no un “hombre blanco supremacista”), mediante una acción de violencia constante, durante la cual la zona se convirtió en un área anárquica y brutal, con cuatro tiroteos -dos de ellos mortales-, rapiñas, golpizas y delitos contra la propiedad.

¿Qué enseñanza ha dejado esta experiencia? Por un lado, que la naturaleza humana -caída a consecuencia del pecado original-, si se la deja librada a las propias inclinaciones pecaminosas, sin el cultivo de las virtudes y sin el don de la gracia, se dirige a la anarquía y a la ley de la jungla, perjudicando siempre a los más débiles.

Y por otro lado, que los políticos “iluminados” y “progresistas” son capaces de adoptar decisiones a contramano del sentido común y de la racionalidad prudente, sobre todo cuando son otros los que pagan las consecuencias.

Lo acontecido en Seattle es un anticipo de lo que espera a las comunidades humanas al término de estas experiencias de cambio inmorales, agnósticas y ateas, basadas en los criterios de una cosmovisión y una racionalidad inmanentes, sin ningún sentido de trascendencia y desprovistas del carácter sacro de la vida y del mundo.

Esta experiencia demuestra también que sin la presencia real de Dios en el mundo y sin el ejercicio de las virtudes que asemejan al ser humano con el Creador, el mundo se convierte en un infierno imposible de habitar.

Corresponsal de Argentina

Corresponsal de Argentina

Leave a Reply

  • (no será publicado)