¿ESTÁ COMPRADA LA CÚPULA DE LA IGLESIA EN EE. UU.?

Publicado en marzo 26, 2021, 9:56 am

Católicos de rango en los EE. UU. se han dado cuenta de que algo está pasando al ver la insistencia de los obispos en que la gente se vacune, casi hasta el extremo de amenazar a los fieles. Más tarde, sale a la luz que dentro del estímulo del gobierno americano para alivio del Covid está incluido un beneficio para la Iglesia Católica norteamericana.

   El problema de esto es la pérdida de la libertad y el peligro de que su propia voz moral sea silenciada. La Iglesia tiene una voz única en el pasado capaz de poder opinar de acuerdo con su moral y doctrina. Por ejemplo, cuando surgió la posibilidad de legalizar el aborto, la Iglesia se opuso rotundamente, pero eran otros tiempos. Muchos obispos redujeron el hecho a que muchas vacunas están hechas con tejido de bebés abortados y otras están relacionadas también con abortos en otras formas indirectas, ante la necesidad de urgencia de la pandemia.

   La ayuda no es poca, es de tres billones de dólares. El día 4 de febrero, AP acusa a la Iglesia Católica de ser más que más beneficiada de todos estos programas de ayuda y también de estar exenta de pagar impuestos. En la diócesis de NY, el arzobispo Dolan se defiende aclarando que la Iglesia también tiene empleados que dependen de ella y que al no haber misas no hay entrada de dinero, y como cualquier institución la Iglesia tiene derecho a esos beneficios. Agrega también que en New York hay 6000 empleados tiempo completo y 4000 medio tiempo, empleados que sin la ayuda pasarían a engrosar las filas de desempleados y, además, no podrían asistir a la gente que más lo necesita.

   El arzobispo Paul Coakley también salió a defender la posición de la Iglesia explicando que la Iglesia Católica es la mayor proveedora de ayuda entre las agencias que no son gubernamentales, proveyendo servicios sociales a los más necesitados, no importa su credo, raza y estatus. Jonah Keown, de Noticias Católicas, nos dice que en realidad la IC está conformada de cientos de pequeñas asociaciones de caridad que no tienen el acceso legal en liquidez para pagar a sus empleados cuando la pandemia empezó hace un año. El Pilar, una agencia de noticias católica, critica al informe de AP y alega que no entiende que la Iglesia católica no es una organización, sino una comunión de personas y un conjunto de instituciones, y que su estructura legal es para reflejar esa teología. Los arzobispos no controlan el dinero de las parroquias o escuelas o cementerios, aunque sean católicos.

   Aun así, muchos católicos en posiciones de poder le advierten que aceptar grandes sumas de dinero del gobierno va a comprometer su posición en salvar almas para el Reino. Father Michael Orsi, de New Jersey, que sirve en la parroquia de St Agnes, asevera que este dinero viene quid pro quo (algo por algo) e indica que compromete la enseñanza de la ética y moralidad católica.

   El Dr Tracey Rowland, profesor de teología de Notre Dame, universidad en Sídney, publicó una pieza en la que afirma que históricamente, cuando la Iglesia como institución ha aceptado dinero del gobierno, siempre ha debido ponerse bajo la autoridad del Estado. En los mejores tiempos, aun así, es difícil hablar la verdad a los que están en el poder, menos aun cuando el poder civil también es el banco. Un ejemplo que nos viene a la memoria es la Madre Teresa de Calcuta, que nunca aceptó dinero de los gobernantes.

   Rowland menciona lo que pasa en Alemania, cómo el Estado tiene poder sobre la Iglesia a través del Kirchenstuer, o Impuesto de la Iglesia. En 2019, la suma que recibió la Iglesia fue de 6.76 billones de euros. Si los obispos se salen de la línea, el Estado lo único que tiene que hacer es amenazarlos con sacarles ese dinero, pues la Iglesia católica en Alemania es la más sumisa de todas las iglesias en los países europeos.

   Tenemos en el poder a un presidente, Joe Biden, un seudocatólico que no quiere ser molestado en cuestiones de aborto, infanticidio o uso de la píldora, que lo único que tiene que hacer es apretar las clavijas y parar el caudal de dólares cada vez que quiera evitar una crítica de sus políticas ultraliberales por parte de la sucursal divina en la tierra.

Corresponsal de Estados Unidos.

Corresponsal de Estados Unidos

Leave a Reply

  • (no será publicado)