INMIGRACIÓN IRREGULAR, ¿QUIÉN AGITA EL JARRO?

Publicado en noviembre 22, 2020, 12:25 pm
5 mins

Dicen que si se meten cincuenta hormigas rojas y cincuenta hormigas negras en un jarro de cristal, las hormigas conviven pacíficamente, pero que si agitas el jarro se enzarzan en una batalla campal. Las rojas creen que las negras son las enemigas, mientras que las negras creen que las rojas son las enemigas, cuando el verdadero enemigo es la persona que sacudió el jarro. Todo católico recuerda la parábola del buen samaritano, y a ninguno se le escapa que la caridad hacia el prójimo, después de “amarás a Dios”, es el mandamiento más importante. Pero los enemigos de la paz también la conocen, y cada vez existen más indicios de que la están utilizando, no con fines caritativos sino con fines destructivos. Es decir, que bajo la excusa de promover la caridad, lo que están haciendo es promover la invasión musulmana de Europa, para después voltear el jarro.

La hermana Marie de la Sagesse, argentina perteneciente a la congregación de Jesús Misericordioso, que lleva muchos años en Francia en dicha congregación y no es nada sospechosa de faltar a la caridad, citando a Philippe de Villiers (reconocido político y escritor francés y padre de siete hijos), nos revela:

El proceso de islamización de Francia, a partir de 1980, se hizo para responder a las olas migratorias y al plan secreto de las élites europeas, peor aún, el proyecto del Euro-Islam ha sido apoyado por nuestras clases dirigentes y por ciertos sectores de la Iglesia de Francia.

Al parecer, gente perteneciente a los servicios secretos franceses empiezan a remitirle información a Philippe sobre la islamización, ya que al ser puesta en conocimiento del gobierno y este hacer caso omiso de ella, deciden pasársela a este señor para que con su influencia, al menos, la diese a conocer. Cosa que hizo en forma de libro.

La hermana comenta que, tras los atentados terroristas de 2015, preguntaron al presidente de la asociación de municipios de Francia, François Vermont, qué proponía él para terminar con el terrorismo en Francia, y este contestó que lo que había que hacer era suprimir todos los belenes o pesebres de la Navidad de la esfera pública, cosa que no solo está ocurriendo en Francia, sino que lleva tiempo ocurriendo en muchos otros países. Habría que preguntarse cuál es el interés de las élites en este asunto.

Véase charla Hermana Marie

La periodista congoleña Ariana Nalda nos da una de las claves. Desvela quiénes son los que están tras las guerras que se promueven en países africanos con la finalidad de espantar a la población. Dice lo siguiente:

Es verdad que las empresas de telefonía pueden decir que nadie las ha visto haciendo la guerra en el Congo, pero está lo que llamamos la mano invisible, existen los inversores de la guerra. Quien financia los conflictos bélicos también es criminal, aunque no dispare con el fusil. Las multinacionales financian el conflicto, los grupos rebeldes, para conseguir los minerales. La gente quiere vivir, pero no puede porque hay alguien que, desde su despacho climatizado, ha decidido que para hacer los teléfonos tienen que haber muertos en el Congo.

Véase artículo completo

Por un lado, los dueños de esas multinacionales, que al final son los que manejan el mundo, necesitan evitar que esos países potencialmente ricos en minerales se desarrollen industrialmente, con el objetivo de seguir agenciándose la riqueza, con lo cual sacian su necesidad de controlar la economía mundial. Pero, por otro lado, también quieren saciar su necesidad de controlar los estados y la religión, y es aquí donde encaja ese interés por islamizar Europa. Un plan perfecto y que no tiene desperdicio, ya que por un lado expulsan a la población de esos países ricos y por otro les dan todas las facilidades para llegar a Europa con la única intención de destruir sus raíces cristianas. Llevan mucho tiempo introduciendo en el jarro europeo las hormigas musulmanas y cualquier día de estos, le darán una patada al jarro.

Corresponsal de España

Corresponsal de España

Leave a Reply

  • (no será publicado)